Como pescar el primer Atún

 

 

Partiendo de la base de que todos conocéis la pesca al brumeo, si no es así, una vez lo veáis en la página volvéis a este artículo. Aquí os damos algunos consejos de cómo pescar un atún rojo a brumeo sin que os dejéis  los riñones en el intento, cuando salimos a pescar un atún, no sabemos cuando muerde la carnada de que tamaño será, por ello, y sobre todo al principio, hasta que tengáis claras vuestras posibilidades de poder pescar el atún que ha picado, es importante disponer de un guión con una serie de opciones para llegar a pescarlo y subirlo a bordo. Para ello, hemos preparado una serie de recomendaciones para poder pescarlo, aunque como cada pez es imprevisible, deberéis de improvisar sobre la marcha.

Partiendo de la base de que el equipo de pesca está en perfectas condiciones de uso, carrete bien lubricado, el nylon o dracon en perfecto estado, y con 600m. de línea como mínimo, la unión con la línea del anzuelo repasada y perfecta la silla de pesca. Entonces solamente  nos queda colocar la resistencia a la que queremos pescar, mi consejo, la resistencia del carrete al pez nunca debe de ser mayor del de la fuerza de un adulto que tire del sedal hasta que casi no pueda sacar la línea, ponemos en el anzuelo la carnada elegida a la profundidad deseada y empezar a cebar con sardina.

Hemos tenido suerte, el carrete está sonando porque lleva una pieza, ahora empezamos a poner en práctica los siguientes consejos. Primero y principal, no tenemos prisa, estamos pescando y vamos a disfrutar del lance.

Si el pez saca la línea muy rápidamente sin cesar a una marcha regular, entonces debemos de corregir el embrague del carrete, subir un punto la resistencia, observaréis que el pez tiene mas dificultad para sacar línea, no obstante si comprobáis que continua sacando línea, repetir la operación, pero siempre poco a poco, ya que si lo hacemos de forma brusca, podemos parar al pez en seco, posiblemente desgarremos la boca del animal y perdamos la pieza. Una vez que tengamos la picada se pondrán en marcha los motores del barco, por si acaso hay que darle la popa al pez.

Bueno, ya hemos frenado la salida y el pez está parado y la caña cabeceando sin cesar, entonces es el momento de ver que es lo que hay abajo tirando, conectar la caña con el arnés y empezar a trabajar al pez, si vemos que es imposible traerlo hacia nosotros, dar avante una palada al barco tres segundos solamente para romperle la voluntad y cansarlo mas. Una vez hecha la operación anterior, seguir acercándolo al barco con la precaución de evitar a toda costa que se acerque al casco, ya que correríamos el riesgo de rotura de la línea, con la consabida pérdida de la pieza.

El atún lucha hasta desfallecer, por eso, cuando acercamos el atún a la popa del barco viene de lado la mayoría de las veces, entregado y listo para se gancheado, ni no viene así, es que todavía esta fresco y hay que tener mucho cuidado al meterle el gancho, siempre de abajo hacia arriba y teniendo la precaución de tener el gancho trincado con un cabo, a veces cuando notan el hierro hacen un último esfuerzo para separarse del barco, así conseguiremos dos objetivos, que no se vuelva  alejar y que quede clavado en el gancho para ser posteriormente izado a bordo.

Los atunes son animales con un comportamiento parecido respecto a la picada y a las reacciones de lucha una vez clavados, hay veces que observamos un comportamiento no habitual, entonces posiblemente lo que ha picado no es un atún, puede ser un pez zorro, un marrajo etc.