Perlicultura

 

 

Desde los tiempos más remotos las perlas han fascinado al ser humano, desde hace mas de un siglo el hombre consiguió burlar a la naturaleza, inventó la perlicultura. Las perlas se forman en el interior de las ostras perleras de labios negros que habitan bajo las tranquilas aguas de la Polinesia Francesa. Si en un principio la perla se extraía de las profundidades de los mares, actualmente predomina el sistema de perlicultura  El cultivo artificial e industrial inventado en el siglo XIV por Kokichi Mikimoto, así como el desarrollo posterior de la industria de la perla cultivada en la bahía de ago. Por medio de la intervención del hombre, se estimula el proceso natural de la formación de la perla. La gestación dura alrededor de dos años, y debido a la extremada delicadeza de la ostra perlera, de cien ostras cultivadas sólo se cosechan treinta, de las cuales sólo una o dos serán perfectas.

 

 

 

La perfección de la perla influye directamente en el precio de la misma. Se llama imperfección a los defectos de la capa perlífera, los cuales son perceptibles a simple vista como rayaduras, manchas, o arrugas en incrustaciones. Cuanto más perfecta, además de grande y redonda, más caro es su valor. Aunque existen diversos gustos en cuanto a la belleza de la perla, hay personas que prefieren las llamadas perlas "gota", redonda, perfecta y grande; en cambio existen otros que se inclinan por la rareza de la perla, cuanto más rara, más atractiva. Las perlas son conocidas como las reinas de las joyas, ya que poseen un encanto y misticismo femenino muy distintivo. Una perla se ilumina más que brilla, es reservada pero poderosamente seductora, como el destello suave de un claro de luna, debido a sus numerosas capas de nácar. Los colores de la perlas solamente dependen de la variedad de la ostra que la produce


Hoy por hoy, las perlas están al alcance de todos. El valor comercial se determina por sus características, como la forma, el brillo, la superficie y su color. Y aunque se valoran espacialmente las más perfectas, ahora están de moda las de forma irregular