La Nécora

 

Nombre científico: Liocarcinus púber

La nécora es un decápodo de la familia de los cangrejos. Muy parecidas a éstos, su caparazón es de color pardo oscuro, cubierto de vellosidades que parecen terciopelo. Tiene unas pinzas, más grandes en los machos, aunque las hembras son mas sabrosas, presentando unas líneas oscuras en las patas.

De costumbres nocturnas, viven cerca de la costa entre las rocas a profundidades no superiores a 50 metros, donde se alimenta de algas y pescados muertos, llegando en ocasiones a devorar a sus semejantes. Su tamaño normal es de aproximadamente 10 cm. En España, la nécora es muy apreciada, donde se captura con nasas, principalmente en Galicia y en el resto del Cantábrico.

En España, además de la nécora Gallega, se pueden encontrar nécoras de otras procedencias, como Inglaterra, Bretaña, Irlanda, etc... A simple vista es muy difícil diferenciar una nécora cantábrica de una que no es.

 

 

El aspecto que más las distingue es la textura y el color de su concha. Si pasamos un dedo por encima y la sensación es suave y velluda, con un ligero recuerdo al melocotón, estaremos casi con entera seguridad ante una nécora del cantábrico. Las nécoras que provienen de afuera son más lisas y están desprovistas de esas finas vellosidades propias de las de nuestros mares. El color de las nécoras del cantábrico es gris pardo, frente a una coloración un poco más pálida en las nécoras foráneas.

Recordamos que la época de veda de pesca de nécoras acostumbra a coincidir con los 6 primeros meses del año, por lo que las nécoras que encuentre en el mercado en esas fechas, serán foráneas.

Después de cocidas el color, ahora dentro de las tonalidades más encarnadas, continua a ser un poco más oscura en la cantábrica. Puede ahora también hacer la prueba de la textura de la concha, más lisa, casi pálida, en la foránea, al contrario que en cantábrica.