El Mar Mediterráneo

 

  Top Fishing Websites at TopFishingSites.Com

 

 

El Mar Mediterráneo es un mar interior de Europa, Asia y Africa, unido al océano Atlántico en su extremo occidental por el estrecho de Gibraltar. Conocido por los romanos como el Mare Nostrum "Mar Nuestro", el Mediterráneo es casi un mar cerrado. Tiene una gran importancia política como salida marítima para los países de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a través del Bósforo, el mar de Mármara, los Dardanelos y el mar Negro, y para el acceso de Europa y América al petróleo de Libia, Argelia y de la región del golfo Pérsico a través del canal de Suez y los oleoductos terrestres.

El Mediterráneo cubre una extensión de unos 2.510.000 km2. Tiene una longitud de este a oeste de 3.860 km y una anchura máxima de 1.600 km. En general poco profundo 1.370 m de media, el Mediterráneo alcanza una profundidad máxima de 5.121 m frente a la costa sur de Grecia.  

 

El Mediterráneo se puede considerarla suma de diferentes mares que continúan conservando su nombre a través de los siglos;

Mar Jónico, está localizado desde el sur de Italia a Grecia.
 
Mar Tirreno, localizado entre Cerdeña y Nápoles aprox.
 
Mar de Liguria, abarca desde Niza en Francia y costa noroeste de Italia.
 
Mar Adriática, Toda la costa este de Italia y la antigua Yugoslavia y Albania.
 
Mar Egeo, entre costa oeste de Turquía Las Cícladas y Tesalónica en Grecia.
 
Mar de Creta, como su propio nombre indica entre Creta y las islas Cícladas

 

 

Dimensiones :

4000 km. desde el Este al Oeste
46000 km. de litoral

Superficie :

El Mediterráneo representa 1% de la superficie de los océanos
2,51 millones de km2
5’4 veces la superficie de España

Volumen :

3,7 millones de km2

Profundidad :

Media 1370 m
Máxima 5121 m Fosa de Matapan en Grecia

Mareas :

0,40 de media

Temperatura:

La temperatura del agua de la superficie varia según la estación del año.
Entre 21 y 30° en verano, entre 10 y 15 ° en invierno, la temperatura aumenta de Oeste a Este
a partir de 100 à 200 m la temperatura se mantiene constante ± 13°

Salinidad :

Media 38% contenido de sal
Aumenta de Este a Oeste de 37% a 39% c/sal

Principales Rios :

Nilo
Po
Ebro

Ródano
El Caudal medio para los 69 ríos que desembocan en El Mediterráneo 283 km3/año

Cambio de aguas :

Renovación cada : 90 años

Clima :

Es un mar calido :
- Lluvioso en Otoño
– Inviernos Dulces
– Primaveras lluviosas
– Verano seco y caluroso

 

El Mediterráneo baña las costas de estos países:

    España, Francia, Italia, Croacia, Albania, Grecia y Turquía en la costa norte,

    Líbano, Siria e Israel en el este,

    Egipto, Libia, Túnez, Argelia y Marruecos en el sur.

 


Este Mediterráneo de cruceros de lujo es un resto del antiguo y extenso mar llamado Tethys, que desapareció casi totalmente por un cierre tectónico de placas en el oligoceno, hace 30 millones de años, cuando las placas africana y euroasiática entraron en colisión. Las placas continúan acercándose, provocando erupciones en volcanes como el Etna, el Vesubio y el Stromboli, todos ellos en Italia, y originando frecuentes terremotos que han devastado partes de Italia, Grecia y Turquía.

Una barrera subterránea desde Túnez a Sicilia divide el Mediterráneo en dos cuencas, la oriental y la occidental. Hay otra barrera subterránea entre España y Marruecos a la salida del Mediterráneo, con sólo 300 m de profundidad, restringe la circulación a través del angosto estrecho de Gibraltar, reduciendo, por lo tanto, las diferencias de nivel de las mareas lo que, junto con el alto nivel de evaporación, hace que el Mediterráneo sea mucho más salino que el océano Atlántico.

 

Principales Islas

Islas principales

Ubicación

Chipre Este
Creta Este
Rodas Este
Cerdeña Centro
Córcega Centro
Sicilia Centro
Malta Centro
Baleares oeste

 

Malta y Sicilia han dominado la navegación mediante los estratégicamente situados canales de Sicilia y de Mesina. Entre otras islas importantes destacan las islas Baleares (España), Córcega (Francia), Cerdeña (Italia), Chipre y las islas Jónicas, Cícladas, las del Dodecaneso y las del Egeo (Grecia). Los brazos del Mediterráneo incluyen el mar Tirreno, situado frente a las costas occidentales de Italia, el mar Adriático, que se extiende entre Italia y la península Balcánica, y los mares Egeo y Jónico, frente a la Grecia peninsular. Barcelona, Valencia, Marsella, Génova, Trieste, Alejandría y Haifa son puertos importantes del Mediterráneo. Los principales ríos que desembocan en este mar son el Ebro, el Ródano, el Po y el Nilo.

 

El mas castigado

A pesar de que el total de capturas pesqueras que se realizan en el mar Mediterráneo a duras penas sobrepasa el 1 por 100 de las hechas en todo el mundo, una vez en la plaza del mercado su valor económico se eleva hasta el 6 por 100 del total. La razón no es otra que la escasez de peces que se registra en sus aguas. Las causas del fenómeno se encuentran en las características geográficas de este mar, con estrechas plataformas continentales asomadas a abismos de más de 2.000 metros de profundidad. No hay que olvidar que más del 80 por 100 de la riqueza íctica se localiza en dichas áreas costeras. El otro factor es la reducida llegada de nutrientes a sus aguas, debido a la existencia de muy pocos ríos caudalosos, que son los que realizan estos aportes. Pero también esta escasez es consecuencia de las actuaciones que las personas llevan realizando sobre sus aguas, especialmente a partir del último medio siglo. Sobreexplotación pesquera y contaminación son las que más han afectado al mantenimiento de su ya de por sí, reducida biomasa. Italia, Grecia, España y Francia son las potencias pesqueras de este mar. A estas cuatro naciones europeas les corresponde el 70 por 100 de todas las capturas. La proporción restante se la reparten entre Túnez, Marruecos, Egipto, Israel, Argelia y países de la antigua Yugoslavia. Pero no son los únicos que pescan aquí: a sus barcos hay que unir una flota pirata de tamaño indeterminado que opera bajo banderas de países como Panamá, Sierra Leona o Taiwan.

 

El golfo de León, Alborán, Baleares, Córcega, Cerdeña y las situadas frente a las costas italianas son las aguas más castigadas. De ellas técnicamente han desaparecido especies tan emblemáticas como la merluza, el atún, el pez espada, las sardinas o las anchoas. En el estudio Mediterranean Marine Gap Analysis, publicado el pasado mes de julio por WWF/Adena, se recomienda prohibir la pesca de arrastre en todo el Mediterráneo entre 0 y 50 metros de profundidad, que es donde se localiza el 80 por 100 de su biodiversidad. Después de calificar como “completamente perdidas” a costas como la italiana del Adriático, el tramo entre la desembocadura del Ródano y España, el levante español entre Barcelona y Valencia y el margen entre Siria y el Nilo, esta organización conservacionista identifica un total de 13 áreas marítimas que necesitan una urgente protección. Se trata de zonas que están en torno a los lugares más emblemáticos del Mediterráneo: Baleares y mar de Alborán en España; Córcega en Francia; Liguria, Cerdeña y costa tirrenica en Italia; costa de Dalmacia en Croacia; costa oriental e islas Jónicas en Albania y Grecia; mar Egeo, costa de Anatolia y costa Cilicia en Turquía; costas de la isla de Chipre; costa cirenaica y Golfo de Sirte en Libia y costas de Argelia y Túnez.

El exceso de capturas ha obligado a la UE a reducirlas en 5.000 toneladas, el 25 por 100 de las cuotas actuales.

El atún, su representante

Descritos por Aristóteles hace 2.000 años, los atunes han sido siempre una de las especies más conocidas y apreciadas en el Mediterráneo. Estos peces de gran tamaño, que pueden superar los 600 kilos de peso, realizan a lo largo de su vida largas migraciones, y se localizan preferentemente en todo el Atlántico norte y en el Mediterráneo. Es la especie que mejor representa la preocupante situación del Mediterráneo en la actualidad. Al ser su pesquería una de las más rentables del mundo, se utilizan las más diversas artes –cerco, anzuelo, palangre, deriva y otras– y la más moderna tecnología –aviones, helicópteros, radares, satélites, sonares, etc.– para la captura de toda clase de ejemplares, que no suelen respetar ni los inmaduros ni los de pequeñas tallas. Las 5.000 toneladas que se capturaban en 1975 en todo el Mediterráneo se multiplicaron por cuatro el pasado año. La población de peces adultos ha disminuido el 80 por 100 en los últimos años y su biomasa reproductora es sólo el 14 por 100 de la estimada en 1975.