La Lubina

 

El nombre científico de la lubina es Dicentrarchus labrax. La lubina pertenece a la familia de los Serránidos, orden Perciformes.

También se conoce con el nombre de róbalo y llobarro.

La lubina es un pez cuya área de distribución es muy amplia, se extiende por el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, desde Canarias hasta Noruega. El cuerpo es alargado, mide entre 10 y 90 cm de longitud, con los labios carnosos y en el ángulo superior del opérculo hay dos espinas cortas.

 

Su color varía desde gris oscuro en el dorso hasta llegar a ser blanco en la parte ventral. Tiene gran preferencia por las aguas oxigenadas, aunque puede penetrar en aguas dulces. La época de puesta ocurre desde enero a marzo, por lo que es probable que la hembra realice varios desoves durante ese periodo. Es muy voraz y come crustáceos, gusanos, peces, erizos de mar y otros animales marinos. Muy apreciado por su valor culinario y en la pesca deportiva.

 Cada hembra puede llegar a poner hasta 250.000 huevos por kilo de peso. El desove es espontáneo o inducido y toda la puesta es expulsada en solo 2 ó 3 días. Durante su primer mes de vida se alimentan de organismos vivos.

 

Currican para la lubina

 

 

La pesca de la lubina desde embarcación es bastante compleja, es un pez con muchos recursos y bastante desconfiado.

En la pesca de la lubina al currican o cacea hay dos factores primordiales, los cebos que usaremos y la velocidad de la embarcación que debe de ser lo mas aproximado a los 2 nudos, a mas velocidad difícilmente pican. En el esquema de abajo disponéis de las medidas y las resistencias de las líneas que llevan el cebo.

 

 

 

 

En cuanto a los cebos, hoy existe gran variedad de cebos para pescar la lubina, desde anguilas de vinilo, rapalas, piel de cerdo, cucharillas, etc, pero indudablemente el mejor cebo es el natural.