Galerna

 

 

 Son fenómenos meteorológicos similares a los ciclones pero que tienen sus orígenes comúnmente en regiones extratropicales, en el mar son temidos y se trata de evitar cuando existe la posibilidad, produce olas de hasta 15 metros de altura y sus vientos sobrepasan los cien kilómetros por hora. No han sido pocos los barcos desaparecidos al ser sorprendidos por las galernas, existen zonas donde se producen con mucha frecuencia en el invierno, destacándose entre ellas las islas Azores, donde generalmente en esta época se estaciona una baja barométrica y otra muy temida, ya que son raros los años en los que no ocurren naufragios de pequeñas embarcaciones, lo es el Golfo de Vizcaya. También en el Mediterráneo las tormentas veraniegas y otoñales ocasionan estragos, a veces acompañadas por la famosa gota fría.

 

 

 

Por eso es muy importante consultar las previsiones metereológicas antes de empezar cualquier singladura por pequeña que sea, es aconsejable inclusive previo a salir de pesca dependiendo de la distancia del caladero.

 

Las galernas pueden ser divididas en dos grandes grupos: frontales y típicas. En el caso de las primeras, la galerna se produce al paso del frente, o de una línea de turbonada prefrontal. La galerna típica no está, sin embargo, asociada a ningún paso frontal de tipo sinóptico.

La definición de galerna que hemos dado anteriormente es válida para el caso de la galerna típica, aunque ésta no suele producir a su paso precipitación. La época favorable para la ocurrencia de la galerna típica es la comprendida entre el final de la primavera y principio del otoño, pero sobre todo el verano.

Los cambios que se producen en las variables meteorológicas al paso de una galerna son los siguientes: el viento gira al WNW y arrecia bruscamente, generando fuerte marejada en la mar, la temperatura disminuye y la humedad relativa y la presión aumentan también  bruscamente, como puede observarse en los gráficos del capítulo.

En una galerna típica podemos distinguir tres zonas. La primera, entre Avilés y Cabo Mayor, es la zona de desarrollo. En ella el viento no llega a la escala de fuerte. Entre Ontón y Biarritz se encuentra la zona de máxima intensidad. En ella el viento en la costa es muy fuerte, con rachas cercanas a 100 km/h. A partir de Biarritz la galerna entra en su fase de disipación.

En el caso de las galernas típicas más fuertes el viento medio puede alcanzar los 80 km/h en la zona de máxima intensidad. Sin embargo, la mayoría de las galernas típicas no alcanzan valores tan altos y cuando no sobrepasan la velocidad de, por ejemplo, 15 m/s se les llama galernillas.

Quizá lo peligroso del fenómeno sea no tanto la fuerza del viento cuanto la rapidez con que gira y arrecia. Es decir lo sorpresivo del fenómeno. A su paso la galerna produce descensos bruscos de temperatura de hasta 12ºC en 20 minutos y la humedad relativa aumenta hasta valores cercanos al 100%. Poco después del cambio de viento suele producirse la entrada de estratos bajos y bruma.

La galerna típica empeora rápidamente el estado de la mar pudiendo hacer zozobrar embarcaciones de poco porte. Es peligrosa también en las operaciones de aterrizaje y despegue de los aeropuertos, en las playas, etc.