La pesca con explosivos

 

Aunque cueste creer, todavía se utilizan explosivos para pescar, si aunque cueste de creer, en numerosos países de África y Asia, pero la palma se la lleva América central y  América del sur. Es evidente que esto no ocurre en todos los países del continente.

Una vez localizado el cardumen que consideran suficiente para el día, lanzan el explosivo, ya solo queda esperar unos minutos a que los peces reventados suban a la superficie para su recogida.

 

 

La facilidad de conseguir explosivos, solamente hace falta un poco de dinero para comprarlos, la falta de control de las autoridades locales, las costas poco habitadas, y desgraciadamente la necesidad de subsistir, ya que los que practican este tipo de pesca lo hacen por supervivencia, para su propio consumo y poco más, debido a las temperaturas tropicales, como a la falta de medios de conservación, el pescado debe de ser salado o consumido en el día, de lo contrario habrán de tirarlo.

Esto es lo que se llama pan para hoy, hambre para mañana, ya que la práctica de este tipo de pesca tan poco selectiva, consigue esquilmar la población de peces del lugar rápidamente, y lo que es peor el hábitat donde se desarrollan. Amén de los peligros que conlleva la práctica de esta pesca, cada año decenas de personas pierden la vida, o en el mejor de los casos solamente pierden una extremidad.