El fin del Atún rojo

 

 

 

 

Lo venimos anunciando desde hace unos años, y aunque parece exagerado, el tiempo nos está dando la razón, es cierto cuando acabéis de leer este artículo publicado en prensa lo comprenderéis. En 2005, las capturas de atún rojo rondaron las 50.000 toneladas, un 56% por encima de la cuota de 32.000 toneladas que pueden ser capturadas legalmente. Según Greenpeace, estos niveles de pesca ilegal, uno de los más altos del mundo, "están estrechamente vinculados con la excesiva capacidad de las granjas de atún instaladas en el Mediterráneo". Actualmente, el Mediterráneo tiene la capacidad de engordar más de 51.000 toneladas de atún, casi un 60% más que la cuota legal. Solo España puede albergar 12.000, principalmente en granjas instaladas en la región de Murcia.

"La extinción comercial del atún rojo en el Mediterráneo está a la vuelta de la esquina", afirmó Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace. "Un pequeño número de compañías e inversores dedicados al engorde de atún se están quedando con lo que antes era un recurso común compartido por cientos de pescadores que vivían del atún rojo en el Mediterráneo", denunció.

 

 

Todos los indicios apuntan que las capturas de la flota atunera han disminuido considerablemente este año. Las capturas artesanales de las almadrabas en el Estrecho de Gibraltar han descendido en 2006 un 85% comparadas con los niveles del año 2000, y la talla media del atún ha bajado desde 220 Kg. a 120 Kg. en algunas de ellas.

El mes de noviembre, los países miembros de la Comisión para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA) se reunirán para adoptar nuevas medidas de gestión de la pesquería de atún rojo. Greenpeace sostiene que España y los demás países de la Unión Europea, que en los últimos años han subvencionado generosamente la construcción de buques más modernos para aumentar más y más las capturas de atún, "deben apoyar ahora medidas urgentes para recuperar la pesquería".

"El atún rojo está próximo a su extinción comercial y ecológica. Por eso pedimos a los países miembros de la CICAA que este año tomen medidas drásticas que eviten que se repita en el Mediterráneo lo sucedido en el Pacífico Sur y el Atlántico Occidental, donde las capturas de atún rojo se han hundido espectacularmente y no han conseguido recuperarse. Desgraciadamente seguimos sin aprender de nuestros errores", afirmó Losada.