Los Carabineros

 

 

 

 

El carabinero, o Plesiopenaeus Edwardsianus, es un crustáceo marino de forma similar a las gambas y a los langostinos, pero alcanza mayor tamaño. Pertenece a la familia de los Palaemonidae, de la orden Decápoda. Se caracteriza por tener un rostro alargado y un cuerpo alto y aplastado lateralmente. Presenta una coloración oscura y uniforme sobre todo el cuerpo y puede llegar a medir hasta 25 cm.

Habita en los fondos de arena y fango del talud continental a profundidades que oscilan entre los 500 y los 2000 m, y se alimenta de restos orgánicos.

 



Cuando empieza la época de reproducción las hembras pueden llegar a depositar entre trescientos mil y un millón y medio de huevos. De aquí salen las primeras larvas que solamente miden medio milímetro, nadan gracias a sus apéndices cefálicos, y forman parte del plácton marino. Una vez que dejan de ser larvas, abandonan el plácton y se desplazan hacia el fondo, al sustrato blanco. En esta etapa se vuelven voraces y se desarrollan en muy poco tiempo. Su cabeza, de gran tamaño, es muy sabrosa y resulta excelente en la preparación de salsas, sopas y cremas, a las que aporta un bonito color y excelente sabor.

El carabinero es una especie habitual en nuestros mercados, y en ocasiones se puede confundir con el langostino moruno, que es de calidad culinaria similar.
La mayoría de las capturas proceden del sur de la Península, y se llevan a cabo de manera homogénea a lo largo de todo el año. es especialmente exquisito cocinado a la plancha, solamente con sal.