Los peces que guardan sus crías en la boca

 

 

 

Aunque parezca sorprendente, algunos peces también encajan en lo que consideraríamos buenos padres. La mayoría de las tilapias, que son peces de agua dulce, ponen sus huevos y los guardan en la boca para protegerlos. Cuando estos eclosionan, los diminutos pececillos nadan libremente, aunque cerca de sus padres. Si surge algún peligro, el pez abre su amplia boca y las crías entran como una flecha y se esconden dentro. Cuando pasa el peligro, salen y vuelven a la normalidad.