Los baños de mar

 

Top Fishing Websites at TopFishingSites.Com

 

 

Desde la más remota antigüedad Hipócrates, Galeno y Avicena entre otros médicos, ya habían resaltado la acción fortificante y curativa de los baños con agua de mar. En la playa del Lido, en Venecia, se creó el primer instituto dedicado a estudiar los efectos del baño marino sobre la salud y desde entonces las aplicaciones han ido en aumento.

Los mares de uso terapéutico se rigen por normas, por ejemplo el clima, el cual debe ser el más adecuado, como en las cálidas o templadas playas del Mediterráneo, y el Atlántico.
 

 

 


El agua de mar, notablemente salada, posee un color variable que va del azul intenso al verde oscuro, según el lugar, el fondo, la luz exterior y el estado del cielo. Su olor característico proviene de las algas y otras sustancias orgánicas.

Su composición es muy compleja, pues contiene innumerables elementos, entre ellos el sodio,  cloro, magnesio, azufre, calcio,  yodo y el flúor. La salinidad depende de la cantidad de cloruro sódico. La mineralización media es 3.5 por 100.

Las estaciones del año ideales son primavera y verano. No es recomendable llegar a la playa y bañarse inmediatamente; debe existir un corto periodo de aclimatación previa del organismo.

El horario sugerido para introducirse al mar de manera progresiva, no brusca es de las 11:00 a las 15:00 horas, entre 3 y 15 minutos. Hay que abandonar el agua al sentir frío intenso.La cantidad de baños por temporada es discutida por los especialistas, pero se estima que un número de entre 15 y 20 es suficiente para alcanzar el efecto terapéutico.

 

 

 



Los beneficios


Los baños de mar estimulan la realización del ejercicio físico y, por tanto, acrecientan el apetito. Actúan directamente sobre la piel, con lo que favorecen el metabolismo de ésta y la estabilidad del manto ácido.

Conservan en buen estado las mucosas respiratorias y las vías aéreas superiores. Además, relajan y propician un sueño tranquilo, lo cual contrarresta las alteraciones psíquicas.

En los niños alientan el crecimiento y el desarrollo, previenen el raquitismo y son fuente de ejercicio, juego y relajación. Al impulsar el metabolismo y mantener el cuerpo en buena forma física, los baños de mar retardan el envejecimiento.

 

 

 

 

Cómo actúan?


Los baños de mar tienen una acción mecánica: el oleaje y las corrientes nos orillan a un permanente esfuerzo por guardar el equilibrio, lo que beneficia a nuestros músculos y articulaciones.

La temperatura del agua actúa sobre el sistema vascular periférico, lo cual deriva en una vasoconstricción cutánea y una vasodilatación central, con incremento de la intensidad respiratoria y de la función cardiaca.

Aunque en muy escasa cantidad, a través de la piel pueden pasar sustancias orgánicas que inciden de forma saludable sobre los tejidos, la piel y las mucosas.

El baño en mar frío es saludable para las personas jóvenes y vigorosas acostumbradas al ejercicio físico intenso.

Un consejo,  no se meta usted al mar después de comer o beber alcohol, existen mayores riesgos de padecer un síncope, cote de digestión o un mareo.