Ballenas y Delfines

 

Top Fishing Websites at TopFishingSites.Com

 

 

Las ballenas y los delfines han dejado atrás muchas características de sus antecesores terrestres, adoptando un cuerpo hidrodinámico y fusiforme, parecido al de los peces.

Características generales

Para permitir una mayor facilidad de "deslizamiento" por el agua, han desaparecido muchas prominencias que tienen los animales terrestres: apenas hay pelos, y otros elementos como los órganos sexuales externos, los pabellones auditivos y las glándulas mamarias se encuentran bajo pliegues de la piel. Tienen capas gruesas de grasa para el aislamiento del frío.

La mayor parte de los cetáceos poseen un cuello rígido y corto, pero otros, como la beluga, tienen un cuello flexible que pueden girar a los lados. Las fosas nasales se han convertido en aventadores, los cuales han emigrado a la parte superior de la cabeza; todavía son pares en misticetos, pero los odontocetos tienen solo uno. Los aventadores tienen una membrana externa que, controlada muscularmente, puede abrir o cerrar el orificio.

 

Aletas y cola

Ya no poseen extremidades posteriores; las anteriores persisten, pero en forma de aletas pectorales cuya función es mantener el equilibrio y la dirección. La mayor parte de los cetáceos también tienen una aleta dorsal, que interviene en la regulación de calor además de participar en el equilibrio. La cola posee una impresionante musculatura, ya que es la responsable de propulsar al animal al batir de arriba-abajo, y es horizontal (al contrario de los peces, en los cuales la cola es vertical). En la cola está una aleta caudal con dos lóbulos horizontales que se sujetan en el centro por las dos últimas vértebras de la cola y están formados por un tejido resistente (no óseo).

Órganos

Los órganos internos de los cetáceos no difieren mucho de los de mamíferos terrestres. De esta manera, tienen una respiración pulmonar que se ve ayudada por el diafragma y las costillas torácicas, unos genitales separados del ano, llevan a los fetos en el útero y los amamantan gracias a las mamas, las cuales están situadas bajo dos pliegues de piel a cada lado de la obertura genital.

Una diferencia es que en los cetáceos, las vías respiratorias están totalmente separadas del esófago, gracias al "pico de pato"; esto les permite alimentarse durante la inmersión sin arriesgarse a ahogarse (aunque esto da lugar a que no pueden respirar por la boca). Su caja torácica puede colapsarse a grandes profundidades.

 

 

Para reducir rozamiento, los genitales sólo son externos durante la actividad del macho y no existe escroto.

Los odontocetos, que comen continuamente, tiene un sistema digestivo adaptado a esta costumbre, con un intestino muy largo, y un hígado, páncreas y riñones de gran tamaño. Los cetáceos en general poseen un riñón complejo para poder expulsar grandes cantidades de sal.

Información de "Ballenas, Delfines y Marsopas", escrito por Cawardine, Hoyt, Fordyce y Gill, publicado por Omega; Edición especial de la revista Apnea: Delfines y Ballenas (nº6)