Arrecifes artificiales

 

 

Con el aumento de las actividades del hombre en las costas como la pesca, la de arrastre en concreto deportes, turismo, contaminación, etc., los arrecifes naturales y rocadales submarinos han sufrido un gran deterioro, se encuentran bajo una gran presión y en algunos casos amenazados por el uso y explotación excesiva. La capacidad que tiene la naturaleza para reponer los daños en los arrecifes naturales es muy lenta, por lo que cada día se populariza más el empleo y uso de arrecifes hechos por el hombre empleando una gran variedad de elementos como barcos, barcazas, aviones, coches y hasta neumáticos usados.

clic

 

Casi cualquier objeto echado en el mar, ya sea en el fondo ó a la deriva, potencialmente puede ser un refugio de flora o fauna marina. Objetos que recalan a las playas muestran signos de que han servido de sustrato para algas, moluscos etc. Sin embargo desde el punto de vista práctico y ecológico se debe poner especial atención tanto al diseño como a la fabricación de los elementos que integran un arrecife artificial.

 

clic

 

Un buen diseño de los elementos para un arrecife artificial incluye que la forma sea tal que "atraiga" vida animal, que promueva que algas, peces, moluscos, corales etc. se establezcan con rapidez en su superficie y entorno. Al cabo de un tiempo los elementos recién colocados deben integrarse al medio mimetizándose al cubrirse con algas, corales y ser rodeados de peces y vida marina en general. Pero en el caso de arrecifes en contacto con nadadores también es importante que se parezca lo más posible a lo que hace la naturaleza y que el bañista no se encuentre con elementos muy exactos y simétricos que a primera vista detecte lo "artificial" del arrecife. Cuando un arrecife artificial se forma con elementos geométricos, las aristas muy definidas, puntas, huecos regulares en forma y tamaño, si bien funcionan como atractivo de vida marina, también provocan rechazo visual a los turistas pues no parecen naturales e inclusive peligrosos.

 

clic

 

En el caso de los arrecifes artificiales en forma de pirámides, estos además de presentar los puntos anteriores, también tienen deficiencias de estabilidad debido a que su base es hueca se podría presentar socavación por las corrientes y ladear y hasta voltear los elementos. Además su angosta pared no permite que se le coloquen anclas rígidas para fijarse al fondo marino. Su sistema de anclaje a base de cables, los cuales permiten cierto juego durante el oleaje.

También se emplean los arrecifes artificiales para repoblar bancos de pesca sobreexplotados o para la formación de nuevas áreas de peces, ya sea para el aprovechamiento comercial o para fines turísticos. Tal es el caso de los programas que en varios países como Filipinas Venezuela o Estados Unidos donde las compañías petroleras financian ambiciosos proyectos de arrecifes artificiales para la repoblación de bancos de peces en zonas afectadas por la actividad industrial. Los proyectos de este tipo incluyen la instalación de una mezcla de distintos tamaños de elementos variados, los cuales se agrupan en módulos que se repiten hasta cubrir extensas zonas del fondo marino en profundidades que inician desde los 5 a 6 metros.