Anisakis

 

Los huevos de los gusanos adultos son eliminados con las heces del mamífero marino hospedador definitivo primer estadío larvario. Una vez en el agua, sin embrionar o poco embrionados, se desarrollan y pasan a convertirse en larva de segundo estadío, que ya es infectante, y que mide unos 0,3mm. de longitud. Puede permanecer en el interior del huevo, o bien eliminarse por eclosión de éste, pudiendo permanecer libre y viable en el agua durante 3 meses. Estas larvas pueden ser ingeridas por un primer hospedador intermediario, por ejemplo en crustáceos pequeños, donde crecen hasta alcanzar unos 5mm. Si este hospedador es ingerido por un segundo hospedador intermediario, pez o cefalópodo, las larvas horadan la pared del intestino y emigran a los tejidos, donde desarrollan el tercer estadío larvario. Son muchas las especies susceptibles de ser infectadas por el parásito, bacalao, sardina, arenque, salmón, abadejo, merluza, pescadilla, caballa, atún, boquerón, bonito, jurel, etc. entre los cefalópodos el más infectado es el calamar. El pez o cefalópodo infectado puede ser ingerido, o bien por otro pez o cefalópodo, o bien por un mamífero marino. En el primer caso se transmiten las larvas, sin que éstas completen el ciclo, en el segundo caso, las larvas se adhieren a la pared gástrica, y evolucionan al cuarto estadío larvario y finalmente al estadío adulto.

El hombre es un huésped aberrante porque en él, la larva como en el caso de los cefalópodos y de los peces, no consigue alcanzar el estadio adulto, permaneciendo como se ingirió  en el tercer estadio larvario.

 

clic

 

Son peligrosas para el hombre como falso hospedador las larvas (hasta 40 mm de longitud) del género de nematode Anisakis. Los casos de enfermedad descritos en todo el mundo se cuentan por miles. Como consecuencia de su penetración en la mucosa gastrointestinal, las larvas ocasionan inflamaciones, úlceras y perforaciones, que se acompañan de dolores, convulsiones, vómitos y aumento de la temperatura. El plazo de incubación es de 4-24 horas.


Larvas del nematode Anisakis se encuentran ampliamente difundidas en extensión e intensidad en numerosos peces marinos. Resultan particularmente afectados arenques, caballas, gádidos y también otras especies de peces marinos y de agua dulce de regiones costeras.
Por lo general se sitúan en el cuerpo del pez en posición subserosa en la cavidad abdominal y a veces en los músculos adyacentes, adoptando forma enrollada.


Los hospedadores finales son mamíferos marinos como delfines y ballenas. La infestación de los peces considerados hospedadores intermediarios se produce a través de eufáusidos, que les sirven de alimento. La oportuna y cuidadosa evisceración de los peces afectados contribuye a reducir notablemente los índices de infestación.

 


Las larvas de anisakis mueren a:

Por efecto de estímulos químicos y térmicos generados en el transcurso de la preparación y transformación del pescado, las larvas pueden iniciar acciones de perforación, lo que hace posible su ingreso en el entorno de su ubicación subserosa, gónadas y músculos.

Particular acción desarrollan los ácidos (acético, clorhídrico) en escasa concentración, similar al efecto despertador que ejerce el ácido gástrico de los hospedadores definitivos; el resultado de esta acción es mamíferos que actúan como el desencadenamiento de movimientos de perforación intensos y de larga duración.


Esta amenaza existe también cuando, en la fabricación de escabeches fríos, resulta muy baja la concentración de vinagre y sal en el baño de tratamiento, o si no se respeta la adecuada proporción pescado/baño.